I'd love to turn you on

Me desperté, me cai de la cama,
Me pasé el peine por el pelo,
Bajé las escaleras y me tomé una taza
Y al levantar la mirada me dí cuenta de que iba tarde
Encontré la chaqueta, agarré el gorro
Llegué al autobús en segundos
Fui para arriba y me fumé un cigarro
Alguien habló y empecé a soñar

Letra de la canción Un día en la vida de los Beatles que la BBC boicoteó por incitar el uso de las drogas.

Las historias sobre zombis se originan en el mundo del Voodoo de islas caribeñas como Haiti. Las leyendas cuentan que un hechicero puede devolver la vida a un muerto, pero entonces controlaría su libre albedrío y lo convertiría en su esclavo.

En 1937, la folclorista americana Zora Neale Hurston trató de demostrar que los zombis no eran cuerpos revividos, sino personas cuya voluntad era neutralizada con drogas psicoactivas. Años mas tarde, el ethnobotánico canadiense Wade Davis llegó a la misma conclusión. En 1985 Davis escribió el libro La Serpiente y el Arco Iris sobre sus investigaciones en Haiti que se convirtió en la base para la película homónima dirigida por Wes Craven en 1988.

Con o sin drogas, es interesante pensar sobre la rutina diaria en la que nos vemos atrapados como una forma de esclavitud. ¿Vivimos siguiendo la norma consecuentemente o hay suficiente espacio como para escapar de ella? ¿Queremos y tenemos otras opciones o estamos sometidos a una lógica externa, al destino, o tal vez a otro poder superior? ¿No era el libre albedrío una de las características que nos hacía humanos?

Si te encontraras con poder decidir, como el personaje Neo de la película Matrix ¿elegirías la píldora azul, la que te permita vivir una vida sin problemas, aunque fuera decepcionante e imaginaria? O ¿elegirías la roja, la que te permita ver la realidad tal y como es, aunque no sea tan bella?

Tal vez haya otros caminos, como propone el filósofo Slavoj Zizek en 'La Perversa Guía al Cine':

Quiero una tercera píldora! Definitivamente no optaría por una píldora transcendental que nos lleve a una falsa experiencia religiosa tipo 'comida rápida', sino por una que me permitiría percibir no ya la realidad tras la ilusión, sino la realidad en la ilusión misma.

¿Por qué no darles la vuelta a los clichés sobre la vida en la periferia de las ciudades? ¿Qué pasaría si completamente conscientes eligiéramos encarnar la 'vida' de un zombi? Turn on, tune in, and drop out!

Iratxe Jaio y Klaas van Gorkum



Creative Commons License
El contenido de esta página está bajo una licencia de Creative Commons.
Al copiar se debe reconocer al autor y el proyecto "Quédense dentro y cierren las ventanas" de Iratxe Jaio y Klaas van Gorkum, y poner el enlace a esta página.

Distribuir contenido