Manifesto Zombi

Los zombis son personajes poco glamourosos en comparación con otros seres como los vampiros o el hombre lobo. Desprovistos de conciencia, personalidad y ambición, el zombi es más bien un trágico anti-héroe, una parodia repulsiva del ciudadano ideal, sin más relación con la experiencia vital que la repetición automática de viejas costumbres de socialización.

Y sin embargo, aunque se empeñen en perseguir a los vivos, uno no puede evitar sentir simpatía por estos inquietantes sonámbulos. En una sociedad en que los significados de palabras como 'libertad' y 'participación' son cada vez más escurridizos, no es difícil considerar a los muertos vivientes como la reencarnación de aquellos bufones cortesanos, eso sí, en un extraño estado de descomposición y sujetando un espejo que refleja nuestro sentir cívico y humano.

Qué poderoso se tiene que sentirse uno dentro de su piel, poder rechazar todo objetivo y sentido de la vida, comenzar a dar tumbos mientras gemimos y gesticulamos torpemente. Avanzar dando traspiés por los suburbios en coma, hechizados por los centros comerciales, abrazando la promesa consumista de la libertad individual.



Creative Commons License
El contenido de esta página está bajo una licencia de Creative Commons.
Al copiar se debe reconocer al autor y el proyecto "Quédense dentro y cierren las ventanas" de Iratxe Jaio y Klaas van Gorkum, y poner el enlace a esta página.

Distribuir contenido